El mantenimiento bucodental para deportista, atletas y amateur, es muy importante para el buen rendimiento en los entrenamientos y en los resultados que obtendremos.

En la boca hay gran número de bacterias, que crean infecciones de origen bucal ocasionadas por enfermedades gigivoperiodontales (lesiones que se ubican en las encías y tejidos que sustentan el diente en el hueso) o lesiones de caries penetrantes que afectan la pulpa o nervio dentario pueden comprometer al hueso y los tejidos blandos. Estas infecciones generan procesos inflamatorios que pueden diseminarse por vía sanguínea a través de todo el cuerpo, afectando a otros órganos, músculos, tendones y articulaciones.

De la misma manera, que si no se mantiene una higiene oral adecuada, estas bacterias forman placa bacteriana sobre los dientes, lo cual constituye un cúmulo de gérmenes que pueden generar caries o enfermedad periodontal.

En los deportistas, los daños causados por la presencia de focos bucales favorecen la contractura y fatiga de los músculos, afecta el sistema tónico postural e impiden que la recuperación muscular sea rápida y efectiva alterando su rendimiento deportivo.

Otro aspecto importante es tener una correcta oclusión que permita una correcta masticación y nos evite dolores musculares, de cabeza, cuello y espalda. Así mismo las ausencias dentarias no permiten una buena trituración de los alimentos y altera la digestión. La alimentación es un pilar fundamental para la práctica de deportes. Una mala masticación es la otra consecuencia y por tanto, una mala digestión de los alimentos, así como una sobrecarga tanto de los dientes presentes en boca como de las articulaciones y musculatura implicadas.

Por todo ello, es necesario realizar dos revisiones bucodentales al año. Un correcto cepillado y el uso de la seda dental o cepillos interdentales después de cada comida ayudan a prevenir caries y placa bacteriana. Además es necesario un correcto cepillado diario y el uso de la seda dental y cepillos interproximales.

El estrés al que está sometido un deportista favorece el bruxismo que es el hábito de apretar los dientes de forma inconsciente. Éste obliga a un mayor trabajo de los músculos bucales que están conectados, con cabeza, cuello y espalda, contribuyendo a una mayor fatiga y empeoramiento del rendimiento deportivo.

Cuidados que debe realizar todo deportista para lograr una correcta salud bucal:

  • Lograr y mantener dientes libres de caries y encías que no sangren.
  • Realizar una higiene bucal minuciosa que elimine la placa bacteriana de todas las caras dentarias, de encías y lengua con cepillo e hilo dental después de cada comida.
  • Consultar al odontólogo cada 6 meses para realizar una limpieza profesional profunda.
  • Lograr una correcta oclusión.
  • Usar un protector bucal para proteger las piezas dentarias y limitar el impacto que pueda dañar la ATM.
  • Tener una alimentación saludable con una dieta rica y equilibrada, que cubra los requerimientos energéticos necesarios según la edad y distribuida en las cuatro comidas.
  • Tomar agua antes, durante y después de la actividad física.
  • Descansar bien.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies