El hilo dental puede ser un gran aliado para mantener una boca sana. Si bien el cepillado es importante, muchas veces es insuficiente para eliminar todas las bacterias de la boca. Hay muchos rincones a los que el cepillo no puede llegar. Para alcanzar esos espacios, se recomienda el uso del hilo dental.

Muchos pacientes creen que el cepillado basta para limpiar con profundidad toda la cavidad oral. Pero la realidad es que los restos de bacterias y comida se acumulan entre los dientes y las encías. Con el tiempo, la placa se endurece y provoca el desarrollo de sarro y enfermedades periodontales. El hilo dental ayuda a eliminar estos restos de bacterias.

Pero, ¿A qué zonas puede llegar el hilo dental? Hablamos de los espacios entre los dientes y también entre dientes y encías. Aunque su uso conlleva una técnica y dedicación de tiempo, el hilo dental ayuda a prevenir el desarrollo de varias patologías orales.

Hilo dental: claves de un buen uso

No existe un momento ideal para usar el hilo. Pero muchos odontólogos recomiendan usarlo como complemento del cepillado. También es importante que los niños adquieran este hábito, para que su limpieza oral sea más efectiva.

Si al pasar el hilo dental notas un dolor agudo, es señal de que algo no va bien. Tampoco es común que las encías sangren. En este sentido es importante tener una buena técnica. Ejercer mucha presión con el hilo dental puede dañar el tejido entre los dientes. Del mismo modo, pasar el hilo muy flojo puede no sacar la cantidad de comida necesaria para una limpieza eficaz. Si el dolor al pasar el hilo dental persiste, recomendamos acudir al odontólogo cuanto antes.

Pero, ¿Cómo usar bien el hilo? El procedimiento es más sencillo de lo que parece. Consiste en seguir estos pasos:

  1. Enroscar cada extremo del hilo alrededor del dedo de cada mano.
  2. Doblar el hilo alrededor del borde lateral de los dientes. Se deben cubrir los espacios entre encías y piezas dentales.
  3. Pasar el hilo con suavidad. Un truco es hacer forma de C.
  4. Para repetir el proceso en otros dientes, conviene usar partes no usadas del hilo dental.

Lo más recomendado es cepillarse los dientes después de las comidas y usar el hilo dental una vez al día. Muchos pacientes no usan el hilo dental por falta de tiempo. Pero se trata de una de las técnicas más efectivas para mantener una limpieza oral completa y efectiva. Una buena higiene bucodental es básica para lucir una sonrisa sana y bonita.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies