Esta semana hemos entrado oficialmente en el verano. A nivel bucodental, una de las complicaciones más habituales durante esta época del año es tener los dientes sensibles. ¿Cómo combatir la sensibilidad dental en verano?

Helados, bebidas muy frías, hielo… ¿A quién no le apetecen este tipo de alimentos durante el verano? El placer de comerlos puede verse alterado profundamente a causa de la sensibilidad dental. Esta complicación provoca un dolor agudo en los dientes al morder o masticar alimentos muy fríos o muy calientes.

Pero, ¿Por qué tengo los dientes sensibles? El origen está en la pérdida de esmalte, que provoca la exposición de la dentina. En el interior, las proyecciones nerviosas de los túbulos dentarios provocan la sensación de dolor intenso ante ciertos estímulos. La sensibilidad dental puede ser una molestia muy desagradable, pero es posible combatirla para disfrutar del verano.

Sensibilidad dental en verano: ¿Cómo combatirla?

Existen diversas pautas para evitar la sensibilidad dental en verano:

La importancia de la alimentación

Como hemos comentado en anteriores ocasiones, la alimentación tiene una gran influencia sobre la salud bucodental. Para evitar los dientes sensibles, es aconsejable evitar los alimentos que contienen ácidos. Los ácidos alteran el pH de la cavidad oral y además favorecen la erosión y el desgaste del esmalte.

Por tanto, alimentos como la naranja y el limón pueden agravar los casos de sensibilidad dental. Un truco para equilibrar su consumo es beber agua o leche justo después. También conviene potenciar el consumo de alimentos con alto contenido en fibra, que son grandes aliados para prevenir la sensibilidad dental.

Adaptar nuestra rutina de higiene

En verano también es importante mantener una buena rutina de higiene bucodental. La acumulación de placa bacteriana entre dientes y encías favorece la erosión del esmalte. Por ello es fundamental cepillar bien los dientes después de cada comida. Para conseguir una higiene más eficaz es preferible complementar el cepillado con técnicas de higiene interproximal como el uso de colutorio.

Además conviene escoger una pasta dental específica para dientes sensibles, siempre después de consultarlo con el dentista de confianza. Otro gran aliado para combatir los dientes sensibles es el flúor, que remineraliza el esmalte.

También aconsejamos acudir a la consulta con regularidad, para realizar una buena prevención oral. Este verano, luce una sonrisa sana y bonita sin dolor en MyDentiss.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies