Extraer las muelas del juicio es un proceso que requiere una intervención quirúrgica. En la mayoría de casos la recuperación es óptima. Pero descuidar algunas precauciones durante la cicatrización puede causar complicaciones tras extraer las muelas del juicio. ¿Cuáles son?

Las muelas del juicio también son conocidas como terceros molares. En general surgen a partir de los 18 años, aunque depende de cada paciente. Es muy habitual que el crecimiento de estos molares genere un dolor muy intenso. El paciente experimenta dolor e hinchazón. Además en muchos casos las muelas del juicio no tienen espacio para salir, por lo que provocan el movimiento del resto de piezas dentales. Esto es especialmente grave en el caso de los pacientes portadores de ortodoncia, ya que pueden perder los resultados conseguidos con este tratamiento.

Complicaciones tras las muelas del juicio

Después de extraer las muelas del juicio es fundamental cuidar el proceso de cicatrización. La intervención deja una herida que forma un coágulo. Sobre todo durante los primeros días, es esencial no tocar este coágulo. Si se deshace, el proceso de recuperación puede alargarse mucho más de lo habitual.

De hecho es durante el postoperatorio cuando la cavidad oral está más sensible de desarrollar algunas complicaciones. Lo más habitual es el desarrollo de un proceso infeccioso. La infección provoca la supuración de la zona intervenida, lo que conlleva un retraso considerable en la cicatrización de la herida. En este sentido, los pacientes fumadores son los más susceptibles a padecer estas complicaciones tras extraer las muelas del juicio.

¿Cómo evitar estas complicaciones? La clave está en acudir al dentista con regularidad durante la recuperación, para realizar un buen seguimiento. En una observación rutinaria el odontólogo puede detectar el desarrollo de infecciones. Otro factor importante es mantener buenos cuidados en casa. Desde MyDentiss te damos algunos consejos:

  • Enjuagar la herida. Durante los primeros días es recomendable evitar el colutorio, especialmente si contiene alcohol. Una alternativa es enjuagarse con una mezcla de agua y sal, que puede provocar molestias pero favorece la cicatrización de la herida.
  • Cuidar la higiene bucodental. De hecho son muchos los profesionales que recomiendan evitar el cepillado durante las primeras horas. Lo más importante es evitar la presión alrededor de la zona intervenida y realizar movimientos suaves y giratorios con el cepillo.
  • Aliviar el dolor. Para rebajar la inflamación y aliviar el dolor es aconsejable el uso de hielo (siempre sobre la mejilla) y algunos antiinflamatorios.

Si tienes cualquier duda sobre el proceso de extracción de las muelas del juicio contacta con nuestros profesionales. En MyDentiss trabajamos para conseguir los mejores resultados con tu sonrisa de forma mínimamente invasiva e indolora.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies