Una extracción dental se conoce como exodoncia. Este procedimiento consiste en extraer el diente mediante una intervención quirúrgica. El proceso es indoloro porque se usa anestesia local, pero requiere un tiempo de recuperación. Durante este tiempo es importante llevar a cabo una serie de cuidados para que no se alargue demasiado.

Hay varios motivos para someterse a una extracción dental. El más común es un diente muy deteriorado por enfermedades bucodentales. Aunque también se puede realizar por un traumatismo o por problemas de espacio.

Tras la extracción, el primer paso que se forme un coágulo en la zona intervenida. De este modo se frena el sangrado. Además, los tejidos comienzan a recuperarse. Después de la intervención se aplica una gasa en la zona hasta que cesa el sangrado. El coágulo es fundamental para una correcta recuperación. Por ello, una vez formado es muy importante que no se deshaga. Esto puede provocar que el proceso se alargue y se experimente más dolor.

Para evitar el contacto con el coágulo debemos prestar especial atención a los hábitos de salud bucodental. Hay varios cuidados a seguir tras una extracción dental:

  • Las primeras horas. Los efectos de la anestesia suelen prolongarse unas horas después de la extracción. Pero después es común experimentar un dolor intenso. Para aliviarlo, el odontólogo recomienda el uso de antiinflamatorios o antibióticos, en función de cada caso. Otro truco para aliviar el dolor y la inflamación es aplicar una bolsa de hielo alrededor de la zona intervenida.
  • La rutina de limpieza. Durante las primeras horas se recomienda no cepillar la zona que rodea la extracción, porque el coágulo acaba de formarse. Después se recomienda cepillar la boca con movimientos muy suaves. Durante los primeros días, es mejor evitar los colutorios.
  • Hábitos alimenticios. Mientras la boca se recupera es importante vigilar la alimentación. Se recomienda comer alimentos blandos y tomar muchos líquidos. En este sentido, es fundamental mantenerse muy hidratado.
  • Otros hábitos. Hay algunos hábitos que pueden entorpecer la recuperación. Así, se aconseja evitar las pajitas al beber. Durante las primeras 24 horas no se recomienda el ejercicio físico. El coágulo se acaba de formar y hay más riesgo de sangrado. Además es fundamental evitar hábitos de riesgo, como el tabaquismo o el consumo de alcohol.

Estos cuidados ayudan a combatir la inflamación y el dolor. Además aceleran el proceso de recuperación. En MyDentiss realizamos un seguimiento de cada paciente para favorecer una recuperación rápida y con el mínimo dolor.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies