El bruxismo es un hábito inconsciente en la mayoría de casos, pero que puede provocar diversas complicaciones. Y no sólo a nivel bucodental: dolores musculares, cefaleas… Pero, ¿En qué consiste el bruxismo?

Este término se usa para definir el hábito inconsciente de apretar y rechinar los dientes. En muchos casos sucede durante el sueño y es una respuesta al estrés. De hecho, diversos estudios han demostrado que una de las causas principales del bruxismo es el estrés. Pero también hay otros factores que provocan esta patología, como por ejemplo la postura al dormir o los hábitos de sueño.

El hábito de apretar y rechinar los dientes tiene diversas consecuencias sobre la salud bucodental. Al apretar y ejercer mucha presión, el cuerpo se queda en tensión, algo que puede pasar factura. Los pacientes con bruxismo son más propensos a tener los dientes sensibles y a desarrollar algunas fisuras que pueden acabar por romper el diente. Entonces, ¿Cómo evitar este hábito?

Consejos para evitar el bruxismo

Al ser un hábito inconsciente, suele ser de difícil detección y diagnóstico. De hecho, en muchas ocasiones se opta por tratamientos erróneos, como los que corresponden a una caries dental. Algunos síntomas habituales son la hinchazón en la parte inferior de la mandíbula o fisuras visibles en la estructura dental. Desde MyDentiss te damos algunos consejos para evitar esta patología:

  • Controlar el estrés. El estrés es la causa principal de este hábito y controlarlo será la clave para reducir la presión y el apretar los dientes. Para controlar el estrés es aconsejable realizar diversas técnicas de relajación, como por ejemplo la meditación o el yoga.
  • Tratamientos profesionales. Si notas algunos efectos como dolor de cabeza, color muscular, sensibilidad… Y no sabes su origen, es probable que se trate de bruxismo. En este caso es fundamental acudir al odontólogo de confianza cuanto antes. El tratamiento profesional más usado para tratar esta patología es el uso de férulas de descarga. Son fundas que se adaptan a la cavidad oral e impiden la mordida.
  • Ajustar la alimentación. Hay algunos alimentos estimulantes que favorecen la excitación y el estrés, como por ejemplo la cafeína. En este sentido conviene eliminar alimentos y hábitos perjudiciales (como el tabaquismo) y beber mucha agua cada día.
  • Reforzar la higiene bucodental. El bruxismo puede debilitar el esmalte. Para no desarrollar sensibilidad dental es importante reforzar el esmalte con una buena higiene que incorpore flúor.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies