Es algo que les pasa a muchos pacientes: a pesar del cepillado diario, ven sus dientes amarillos. ¿Por qué ocurre? ¿Cómo recuperar una sonrisa más blanca y radiante?

La sonrisa tiene un papel fundamental en la imagen personal. Tener los dientes amarillos resulta muy antiestético y puede generar complejos al sonreír. Pero a veces es algo inevitable: con el tiempo, los dientes tienden al desgaste y a perder el tono blanco perfecto.

Así, la superficie dental va adoptando un tono amarillo que cada vez es más difícil de eliminar.

¿Por qué tengo los dientes amarillos?

Estas son las principales causas del tono amarillento en las piezas dentales:

  • Falta de higiene oral. Eliminar a diario las bacterias de nuestra boca es esencial si queremos mantener una sonrisa bonita y sana.
  • Alimentación. Algunos alimentos como el café favorecen el desarrollo de manchas sobre la superficie de los dientes.
  • Tabaco. Provoca el tono amarillento y poco estético, además de otras consecuencias como la halitosis.
  • Presencia de sarro. El sarro es una película pegajosa y amarilla que altera la estética de los dientes. fruto del endurecimiento del biofilm oral y sólo se puede eliminar mediante una limpieza dental profesional.

Todos estos factores provocan que con el tiempo los dientes pierdan ese tono brillante de forma natural, algo que puede alterar profundamente la estética de nuestra sonrisa. El paso del tiempo y el desgaste dental también favorecen la pérdida del tono blanco y saludable de los dientes. ¿Cómo recuperarlo?

Claves para recuperar una sonrisa más blanca

Existen diversas alternativas para recuperar una sonrisa radiante

Blanqueamiento dental

Es el tratamiento estético por excelencia. Con el blanqueamiento se aclara varios tonos la sonrisa en una sola sesión. En MyDentiss usamos la técnica líder de blanqueamiento en odontología: el blanqueamiento dental Philps Zoom, que garantiza mejores resultados en menor tiempo.

Limpieza dental profesional

Una higiene en la consulta consigue eliminar las manchas dentales y el sarro. Para evitar su formación, es aconsejable realizar una limpieza dental profesional de vez en cuando, para eliminar los restos de bacterias incrustados y el sarro.

Rutina de higiene

La rutina de higiene diaria es básica para evitar la acumulación de bacterias que provocan la pérdida de color. El cepillado dental diario y una buena rutina de higiene interproximal son básicos para mantener una sonrisa más blanca y radiante.
Para evitar la pérdida del tono blanco con el tiempo, es muy importante la higiene en casa y las visitas al dentista de forma regular. Lo más recomendado es acudir al dentista una vez cada seis meses.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies