Extraer las muelas del juicio conlleva una intervención quirúrgica y un proceso de recuperación. Durante todo el proceso pueden pasar varios días, por lo que es muy recomendable hacerlo durante el verano. ¿En qué consiste esta extracción? Desde MyDentiss te contamos las claves.

Las muelas del juicio o terceros molares suelen erupcionar a partir de los 18 años. Son un total de 4 muelas que surgen en la parte posterior del maxilar superior e inferior. En algunos casos se desarrollan de forma correcta y no alteran la sonrisa del paciente. Pero en la mayoría conllevan un dolor intenso además de alteraciones tanto estéticas como funcionales. Si las muelas del juicio no salen en una posición adecuada pueden mover el resto de piezas dentales. Esto es especialmente grave en los pacientes que han llevado ortodoncia. En este sentido es muy importante detectar su crecimiento a tiempo mediante una radiografía dental. De este modo se determina la necesidad de extraer o no las muelas del juicio.

¿Por qué extraer las muelas del juicio en verano?

La extracción de las muelas del juicio es una intervención que se realiza con anestesia local. Por tanto es un proceso indoloro. Pero después de los efectos de la anestesia es cuando surge un dolor agudo por la inflamación. Esto altera la calidad de vida del paciente, así como su rutina de higiene bucodental.

Son muchos los profesionales que recomiendan posponer esta intervención hasta el periodo vacacional. En algunos casos la extracción es urgente porque el dolor es muy intenso o bien se han empezado a mover las piezas dentales. Pero si en tu caso puedes esperar es muy recomendable hacerlo; en verano tenemos más tiempo para invertir en todos los cuidados que conlleva el proceso de recuperación.

Pero, ¿Cuáles son estos cuidados? Estos son los más importantes:

  • Higiene bucodental. Es importante adaptar la rutina de higiene oral para evitar infecciones durante la recuperación. Algunas claves son cepillar con movimientos muy suaves evitando la zona afectada y enjuagarse con una mezcla de agua y sal.
  • Dieta blanda. Durante los primeros días es aconsejable comer alimentos líquidos o muy blandos. De este modo evitamos hacer mayores esfuerzos con la mandíbula al masticar.
  • Aliviar el dolor. Para aliviar el dolor y la inflamación es aconsejable tomar antiinflamatorios. También se aconseja aplicar una bolsa de hielo sobre la mejilla, alrededor de la zona intervenida.
  • Evitar la sensibilidad dental. Los dientes sensibles son una de las principales complicaciones bucodentales durante el verano. Para evitarlos conviene no abusar de los alimentos ácidos e incorporar el flúor a la rutina de higiene bucal.

Al estar en vacaciones es más fácil invertir tiempo en el proceso de recuperación, con un debido descanso y actividades que no fuercen en exceso la boca. Normalmente el proceso de recuperación se prolonga unos siete días. Si tienes cualquier duda sobre este proceso consulta con nuestros profesionales; en MyDentiss te daremos las pautas para hacer vida normal tras extraer las muelas del juicio en verano.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies