Los dientes de leche son fundamentales para una buena salud oral. Aunque estas piezas terminan cayendo, influyen en el desarrollo de los niños. Por ello es importante mantenerlos sanos, incluso antes del crecimiento del primer diente.

Algunos niños ya nacen con dientes. No obstante, lo más común es que los dientes de leche se desarrollen entre los seis meses y los tres años. En función de cada organismo los dientes se desarrollan antes o después. El resultado de esta primera dentición es un total de 20 piezas.

A partir de los cinco años, los dientes de leche comienzan a ser substituidos por los dientes definitivos. Éstos ejercen una presión desde la raíz. Los dientes de leche comienzan a moverse, hasta que caen. De este modo se van substituyendo hasta que se desarrolla la segunda dentición, que se compone de 32 piezas. En algunos casos, los dientes definitivos pueden surgir antes de que caigan los de leche. Esta complicación se conoce como dentadura de tiburón y debe ser tratada por el odontopediatra de confianza.

Pero, ¿Por qué es tan importante cuidar los dientes de leche? Muchos padres son más permisivos con el azúcar y otros hábitos porque se trata de piezas que son substituidas. No obstante, cuidar estos dientes es fundamental:

  • Desarrollo del niño. Los dientes de leche son muy importantes en varios procesos de desarrollo de los pequeños. Uno de los más importantes es el proceso del habla. La primera dentición ayuda al niño a aprender a vocalizar y articular bien los diferentes sonidos. También ayuda a cortar y masticar los alimentos, de modo que el niño puede mantener una dieta sana y equilibrada.
  • Problemas futuros. Algunos niños padecen caries. Esto aumenta las posibilidades de desarrollarla en un futuro. En este sentido es importante eliminar cuanto antes hábitos perjudiciales para la salud oral. En el caso de los bebés conviene limitar el chupete, el biberón o chuparse el dedo. En el caso de los niños, evitar alimentos muy azucarados. Además, una caída precoz de los primeros dientes puede provocar graves problemas de espacio en un futuro.
  • Buena salud oral. Inculcar una buena rutina de higiene oral en los pequeños contribuirá a que la mantengan de mayores. Incluso antes del desarrollo de los primeros dientes es importante limpiar la boca del niño. Se recomienda limpiar sus encías con una gasa o toallita húmeda. Hasta los ocho años lo mejor es supervisar su cepillado, hasta que tengan autonomía para cepillarse solos.

En MyDentiss ofrecemos tratamientos preventivos para evitar el desarrollo de patologías como la caries. Realizamos limpiezas, sellado de fosas y fisuras… También trabajamos para inculcar en tu pequeño unos buenos hábitos de higiene oral. Queremos que tu pequeño luzca una sonrisa bonita y sana desde sus primeros dientes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies