Una buena prevención es esencial para mantener una sonrisa sana. El mejor modo de evitar una enfermedad bucodental es prevenirla. Pero, ¿Cómo realizar una buena rutina de prevención oral?

La prevención oral más básica es la rutina de higiene bucal. Esto es clave para evitar la acumulación de biofilm oral entre los dientes y las encías. Evitar la acumulación de la placa bacteriana es esencial para prevenir la inflamación y sangrado de las encías y el desarrollo de diferentes patologías bucodentales que, en sus fases más avanzadas, pueden provocar la pérdida dental. Algunas de estas patologías más comunes son la caries y la periodontitis.

Técnicas para una buena prevención oral

Para mantener una boca sana y evitar enfermedades hay diferentes técnicas de prevención oral:

  • Rutina de cepillado. Si bien es insuficiente para una limpieza completa, es la base de una buena higiene oral. De hecho muchos profesionales recomiendan el uso de otros complementos del cepillado (como el colutorio) después de cepillarse los dientes. Lo ideal es cepillarse después de cada comida, durante dos o más minutos y con una buena técnica de cepillado.
  • Limpieza interproximal. Además del cepillado, la higiene interproximal es básica para prevenir el desarrollo de enfermedades bucodentales. Hablamos de los espacios entre los dientes, donde suelen acumularse grandes cantidades de placa bacteriana. Esto puede provocar la formación de bolsas periodontales y de sarro. Para evitarlo se recomienda usar el hilo dental y enjuague bucal después de cada cepillado. Pero en pacientes portadores de ortodoncia también es muy recomendado el uso de irrigador bucal. Todas estas técnicas permiten conseguir una higiene más profunda.
  • El flúor, un gran aliado. El flúor es un mineral que fortalece el esmalte. De hecho el flúor es un elemento clave en la prevención de la caries dental.
  • Renovar el equipo de limpieza. Con el tiempo los aparatos de limpieza se desgastan y por tanto la limpieza es menos eficaz. En este sentido conviene renovar de forma regular el cepillo (cada tres meses aproximadamente) y la pasta dental, que debe adaptarse a las necesidades de nuestra boca.
  • Visitar al odontólogo. Aunque se recomienda una visita cada seis meses, en caso de notar algún síntoma de una patología oral es imprescindible acudir al dentista de inmediato. Algunos síntomas comunes son la inflamación y el sangrado de las encías. El odontólogo podrá detectar a tiempo el desarrollo de las enfermedades periodontales, así como recomendar tratamientos profesionales y técnicas para prevenirlas. En MyDentiss realizamos un estudio personalizado y adaptamos nuestros tratamientos a las necesidades de cada sonrisa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies