Boca pastosa, sed constante… Estos son algunos de los síntomas de la xerostomía. También conocida como síndrome de la boca seca, consiste en una sensación continua de sequedad bucal. Esta sensación suele comenzar de forma esporádica. Pero en algunos casos, puede ser patología que debe ser tratada a nivel profesional. En la actualidad, la xerostomía afecta a un 20% de la población. Tiene más incidencia en mujeres y mayores de 50 años.

La xerostomía se debe a una alteración del funcionamiento de las glándulas salivales. Estas glándulas producen la saliva, que mantiene la cavidad oral húmeda. Una producción insuficiente de saliva causa la sensación de sequedad bucal propia de la xerostomía. Esta situación puede alterar gravemente la calidad de vida del paciente. Así, la xerostomía puede causar molestias y dificultades en el habla y la masticación. Otros síntomas son mal aliento, ardor en la lengua y sed constante, a pesar de beber mucha agua.

Pero, ¿Cuáles son las causas de la xerostomía? El origen de este síndrome puede ser muy diverso:

  • Hábitos perjudiciales. El tabaco es una de las principales causas de la xerostomía. También otros hábitos perjudiciales, como el consumo de alcohol.
  • Terapias y fármacos. Medicamentos como los antidepresivos y antiinflamatorios pueden provocar sequedad bucal. También algunas terapias como la quimioterapia y la radioterapia. De hecho, hasta un 40% de pacientes que se someten a estas terapias desarrollan xerostomía. Algunas enfermedades como la diabetes también pueden favorecer su desarrollo.
  • Hablar en público. Esta actividad, si se hace de forma constante, puede provocar xerostomía. Normalmente se soluciona con una buena hidratación.
  • Estrés. El estrés y la ansiedad alteran el sistema nervioso. En consecuencia, también se alteran las glándulas del cuerpo, incluyendo las que producen la saliva.
  • Otros factores a destacar son la alimentación y las prótesis dentales. Una dieta con un exceso de hidratos de carbono y con déficit de fruta disminuye la producción de saliva. El roce de las prótesis con las encías puede erosionar la mucosa bucal. Las erosiones en la mucosa pueden reducir la salivación.

Los tratamientos más comunes para combatir la xerostomía consisten en estimular la producción de saliva. Esto se puede conseguir de diferentes formas. Se recomienda que el paciente mastique chicle sin azúcar y mantenerse hidratado. A nivel profesional hay sustitutos salivales o geles que estimulan las glándulas. También se pueden usar fármacos concretos.

En caso de notar alguno de los síntomas propios de la xerostomía, recomendamos acudir al odontólogo de inmediato. En MyDentiss ofrecemos un estudio personalizado para ajustar el tratamiento a tus necesidades.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies