+34 93 303 67 24

Av. Diagonal, 162

Barcelona

Síguenos

Sensibilidad dental: cómo combatirla

Sensibilidad dental: cómo combatirla

El placer de comer o beber algunos alimentos puede ser un fastidio si tenemos los dientes sensibles. Pero, ¿Por qué tengo los dientes sensibles? ¿Cómo combatir la sensibilidad dental?

Según un estudio, 7 de cada 10 adultos en nuestro país tienen los dientes sensibles. La sensibilidad dental provoca un dolor intenso en los dientes al morder o masticar alimentos muy fríos o muy calientes. El origen de la sensibilidad dental se encuentra la pérdida de esmalte, que provoca la exposición de la dentina. En algunos casos los pacientes padecen hipersensibilidad dental, que provoca un dolor aún más intenso, por ejemplo con el aire frío.

En la mayoría de casos la sensibilidad dental se produce de forma puntual, por ejemplo después de un tratamiento odontológico, un golpe… O por consecuencia de otras patologías bucodentales, como la caries o la retracción gingival. Entonces, ¿Cómo acabar con la sensibilidad dental?

Consejos prácticos para combatir la sensibilidad dental

Siguiendo estos pasos podrás reducir la sensación molesta de tener los dientes sensibles:

1. Adaptar la rutina de higiene oral

La acumulación de placa bacteriana entre dientes y encías favorece la erosión del esmalte. Por ello es fundamental cepillar bien los dientes después de cada comida, con un cepillo que tenga los filamentos suaves. ¡Importante! No olvides mantener una técnica poco agresiva para evitar la erosión del esmalte. Para conseguir una higiene más eficaz es preferible complementar el cepillado con técnicas de higiene interproximal, como el uso de colutorio. También existen pastas dentales específicas para dientes sensibles. En este sentido es muy importante consultar con tu dentista de confianza antes de escoger el mejor producto para tu sonrisa.

2. Ajustar la alimentación

Para evitar la sensibilidad dental, es aconsejable evitar los alimentos que contienen ácidos. Los ácidos alteran el pH de la cavidad oral y además favorecen la erosión y el desgaste del esmalte. Naranja, limón, vino, refrescos… todos estos alimentos son enemigos de los dientes sensibles. Un truco para equilibrar su consumo es beber agua o leche justo después.

3. Visitar a tu dentista

El mejor modo de combatir los dientes sensibles es visitando a nuestro dentista. Determinar qué provoca los dientes sensibles será la clave para eliminar los síntomas y tratar la sensibilidad con eficacia. Además, si la sensibilidad dental se debe a otro problema bucal acudir al dentista es imprescindible para un tratamiento eficaz. En MyDentiss realizamos un estudio personalizado y contamos con las técnicas más avanzadas para combatir de una vez por todas la sensibilidad dental.

No Comments

Leave a Reply